El comandante Pinares

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
El comandante Pinares

El 2 de junio de 1967 desaparece físicamente un legendario comandante pinareño de la lucha liberadora en Cuba: Antonio Sánchez Diaz, conocido popularmente como el Comandante Pinares. En torno a su figura urgieron innumerables historias y leyendas como reflejo de una personalidad singular.

Pinares había sido seleccionado pos sus cualidades para integrar la guerrilla internacionalista del Che y a Bolivia se fue con él ocupando responsabilidades entre aquellos temerarios cubanos portadores del pensamiento solidario de la nación cubana. 

El 7 de diciembre de 1927 al cumplirse 31 años de la muerte de Antonio Maceo se produce el nacimiento de Pinares, quinto hijo de una numerosa familia pobre, de origen campesino, compuesta por once hermanos.

Desde bien temprano en su infancia asume la responsabilidad de aportar económicamente a la familia y comienza a trabajar como albañil.

Se refiere al contexto familiar donde nació y creció Pinares.

Formó parte de la legión de vueltabajeros opuestos a la dictadura de Fulgencio Batista y decide unirse al pequeño grupo que a finales de 1956 inicio la lucha armada en la Sierra Maestra.

Sin saber la verdadera realidad por la que atravesaban Fidel y sus compañeros, comienza a preparar su viaje para la región oriental. Sería un viaje hacia lo desconocido y como temerario debía enfrentarse a constantes barreras en su afán de llegar a la Sierra Maestra.

En enero de 1957 Pinares inicia el traslado hacia la zona oriental, con destino a la Sierra Maestra .El recorrido desde Pinar del Río a Santiago de Cuba lo realizó con muchas dificultades económicas y ante la imposibilidad de establecer contacto con Fidel y sus hombres decide regresar.

Reponer fuerzas y obtener algún dinero, Incluyendo la venta de los instrumentos de albañil iniciando de nuevo la marcha hacia la sierra, hasta cumplir con ese propósito.

Tres meses estuvo trabajando cerca de Fidel hasta que finalmente se incorpora como un soldado más. Al comprobarse la valentía y arrojo de Antonio, a quien sus compañeros de lucha comienzan a llamar Pinares, se le confía la única ametralladora 30 de la tropa rebelde.

En agosto de 1958, cuando se dispone la invasión a Occidente dirigida por el Che y Camilo, el capitán Antonio Sánchez Díaz, Pinares, tiene el privilegió de estar entre los oficiales que acompañarían al comandante Camilo Cienfuegos con la columna Antonio Maceo, con la misión de llegar hasta la cordillera de Guaniguanico.

Durante todo el recorrido hasta Las Villas, Pinares seria uno de los combatientes más destacados, así sucedió también durante la Batalla de Yaguajay. Posteriormente en los primeros días de enero de 1959 ocupa con Camilo la fortaleza de Columbia.

Pero un hombre de las cualidades de Pinares, no podía permanecer al margen de las nuevas transformaciones , se supera en la escuela para cuadros de dirección y cumple con in numerosas responsabilidades, en Camagüey, Isla de Pinos y Pinar del Río.

Aquí en su provincia natal Pinares desempeñó un importante papel en la preparación de los milicianos, la organización y preparación combativa del ejército y en la lucha contra bandidos.

Hombre impetuoso y temerario inmediatamente seria admirado por todos los combatientes en Pinar del Rio y a pesar del tiempo transcurrido están vigentes innumerables pasajes sobre el legendario comandante.

En octubre de 1965 al constituirse el Partido Comunista de Cuba, Pinares integraría el Comité Central como reconocimiento a sus méritos revolucionarios.

La madurez política de Pinares, junto a todas las cualidades demostradas desde la lucha en la sierra Maestra determinó la decisión de formar parte del selecto grupo que partiría hacia Bolivia con El che.

En su diario el Che constantemente reseña la actuación de Pinares al frente de la vanguardia y como segundo jefe del contingente hasta el 6 de enero de 1967.

Numerosos fueron los combates y misiones realizadas por Pinares en ese hermano país hasta su muerte en combate día 2 de de junio de 1967en el lugar conocido por Peña Colorado, en Bella Vista. Pérdida irreparable para el grupo dirigido por el Guerrillero Heroico.

En Vueltabajo se perpetúa la memoria de Pinares al constituir el patriota insigne del municipio Pinar del Río. Su biografía es estudiada por niños, adolescentes y jóvenes. Un reparto, centros docentes, entidades del estado y una de las principales avenidas de la capital provincial llevan su nombre.

Pinares dejó una inmensidad de recuerdos entre sus compañeros. Todos hablan con respeto y cariño de aquel revolucionario que era incansable exigente y eficiente ante cada tarea asignada durante los intensos que siguieron al triunfo de 1ro de enero de 1959.

Junto a su memoria se conservan celosamente pertenencias y objetos personales de gran valor patrimonial donados por familiares y compañeros de lucha al museo provincial de Pinar del Rio.

Después de su muerte los cubanos entendimos mucho mejor la dimensión de sus palabras: “me gustan las cosas en grande, porque se ven desde muy lejos”.

Genuino representante de la historia de vueltabajo desde el periodo colonial a la fecha. Durante su corta e intensa vida ascendió a los peldaños más altos del pensamiento y la acción de los revolucionarios.

Deja un comentario

- Opine sobre la web -

Ver los resultados

Cargando ... Cargando ...

 

Loading